Auriculoterapia

La auriculoterapia proviene etimológicamente del griego terapia que significa curar y del latín aurícula que quiere decir oreja, se presenta como una rama de la acupuntura por ser practicada por medio de las agujas chinas. Su origen es incierto, pero sin duda se sabe que proviene de oriente. El francés Dr. Paul Nogier entre 1954 y 1956 fue el primero en crear una cartografía detallada del pabellón auricular. Este método de tratamiento es un microsistema de acupuntura por medio del cual se diagnostican y tratan diversas enfermedades y consiste en la estimulación de terminaciones nerviosas que se encuentran en el oído y le conectan con el resto del cuerpo, por lo que al ser estimulada una parte de la oreja tendrá un efecto en la parte del organismo relacionada con dicha zona.

 

Está basada en la idea de que la oreja es una representación completa del resto del cuerpo. En la reflexología y la iridiología también se utilizan este tipo de mapas, que no están basados o probados por ninguna evidencia científica.

 

En la oreja se refleja una imagen parecida a la de un feto “in útero”. El feto está orientado cabeza abajo, a nivel de su lóbulo. Esta forma funciona en la teoría de la Medicina chinacomo el “espejo” de todo el cuerpo.

 

La auriculoterapia puede utilizarse para el tratamiento tanto de enfermedades agudas como crónicas, permite utilizar estímulos semipermanentes y, además, tiene generalmente rápidos resultados. Por el contrario, el tratamiento tiene nulo o escaso resultado después de realizar un gran esfuerzo físico o mental; por este mismo motivo, no se recomienda realizarlo a personas que tomen altas dosis de psicofármacos, tengan enfermedades hereditarias o trastornos degenerativos, esquizofrenia, depresión endógena, anemias, principios de apendicitis, enfermedades contagiosas y de transmisión sexual y, por último, enfermedades que afecten a la médula espinal.

 

Está contraindicada en todos los casos en que esté afectada la oreja por quemaduras, cortes, úlceras o eccemas y en los embarazos, no se deben estimular los puntos hormonalmente activos.

 

Los resultados más satisfactorios se han obtenido en los tratamientos siguientes:

 

· Para adelgazar.

 

· Trastornos funcionales (endocrinos y orgánicos: hipo e hiperacidez, estreñimiento…

 

· Dolores de cualquier causa, tipo y localización: neuralgias, dolores de parto, dolor postoperatorio, gastralgia, post-traumático…

 

· Trastornos psíquicos y depresiones, ansiedad…

 

· Alergias: asma, fiebre del heno…

 

· Hábitos tóxicos, enuresis nocturna, insomnio…

De conformidad con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo relativo a al protección de datos, le informamos que todos los datos personales recogidos a través de esta página, serán incluidos en un fichero. Configurar Preferencia de Privacidad
Política de privacidad y cookies